Contenido principal

Fiesta Nacional de la Miel
Twitter icon
Facebook icon

Fiesta Nacional de la Miel

La Fiesta Nacional de la Miel, que además de los espectáculos artísticos y muestras artesanales ofrece sorteos y entretenimientos para toda la familia, se cierra con una cena especial, a la que se suman números folclóricos y la ceremonia de elección de la Reina Nacional de la Miel.

Esta celebración, con una duración de tres días en la primera quincena de junio, tiene por objetivo principal rendir tributo a los productores de miel de todo el país y en particular a los radicados en Azul y zonas aledañas del centro de la provincia de Buenos Aires.

Los festejos, que incluyen una amplia variedad de actividades recreativas y culturales, se articulan en torno a una gran exposición comercial e industrial, la Expomiel Azul, en la que se exhiben  maquinarias especializadas y una rica gama de productos derivados de la apicultura.

Organizada por el Centro de Apicultores de Azul y con un fuerte respaldo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), este evento reúne a los principales apicultores de Buenos Aires y otras provincias del país. La Fiesta Nacional, que va por su décima novena edición, se celebra junto con la Fiesta Provincial de la Miel, que ya va por la vigésima séptima.

Siempre en el marco de la muestra apícola, se lleva a cabo una serie de charlas técnicas cuyos oradores principales son representantes de distintos organismos del sector, tanto nacionales como extranjeros, y que tienen lugar en la carpa de conferencias.

La fecha fundacional de Azul, cuna de la fiesta, es el 16 de diciembre de 1832, día en el que se creó un fuerte para contener los malones mediante los cuales los propietarios naturales de estas tierras intentaban defenderse de los invasores criollos y europeos. En un principio se la llamó Fuerte del Arroyo Azul o Fuerte de San Serapio Mártir del Arroyo Azul. El origen del nombre corresponde al idioma de los Pampas, pueblo originario que habitaba la zona antes del desembarco del hombre blanco y que la llamaba Calvu Leovu, que significa Arrollo Azul. Esto se debe a que el arroyo del lugar presentaba una abundancia de forrajera cuyas florecillas brindaban una tonalidad azulada a sus aguas.

Estas tierras permanecieron bajo poder de los Pampas hasta 1829, año en que el gobierno de Buenos Aires expidió un decreto para la colonización de la región mediante el establecimiento de una fortaleza militar que tenía la misión de proteger las propiedades de los colonos criollos y europeos.

El progreso logrado en términos sociales y económicos hacia 1895 llevó a que el pueblo, para entonces ya convertido en un destacado centro agrícola-ganadero, fuera declarado ciudad en octubre de ese año.

En la segunda década del siglo XX ya era una población próspera que, además de desarrollar las industrias del cuero y la carne, fabricaba cerveza, jabones y velas, y contaba con un banco formado por capitales locales.

Azul fue el escenario donde se escribió una de las páginas de la historia argentina reciente cuando en enero de 1974, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, una célula del Ejército Revolucionario del Pueblo intentó tomar por asalto la guarnición del Ejército Argentino ubicada en esta ciudad con el fin de obtener armamento y municiones para pertrechar a sus militantes.

La Fiesta Nacional de la Miel, que además de los espectáculos artísticos y muestras artesanales ofrece sorteos y entretenimientos para toda la familia, se cierra con una cena especial, a la que se suman números folclóricos y la ceremonia de elección de la Reina Nacional de la Miel.